Guía básica para novatos de enfermería que inician en el mundo laboral


enfermeros

Una de las incertidumbres más grandes que sufren los universitarios es enfrentarse al mundo laboral y el área de enfermería no es la excepción. A pesar de la experiencia que adquieren en prácticas profesionales o servicio social, no es suficiente para dedicarse de lleno en el mundo laboral. Como profesional de enfermería cargas con una enorme responsabilidad que es el bienestar de los pacientes.


Es por ello que a continuación, te traemos algunos consejos que facilitaran este proceso y te ayudaran a ser más eficaz en tu jornada laboral.


Guía básica para novatos de enfermería que inician en el mundo laboral


1. Prepárate para actuar por tu cuenta responsablemente: en los diferentes centros de salud te podrás encontrar días de mucho oficio y necesitarán tu ayuda más de la cuenta. Por lo que, tendrás que hacerte cargo de pacientes con la responsabilidad que amerita tu profesión, sin un tutor cerca.


2. No hagas lo que no sabes: siguiendo el sentido del consejo anterior, no debes olvidar que la responsabilidad también es admitir cuando no tienes la respuesta para un procedimiento. Recuerda que trabajas con la salud de otras personas, no corras riesgos innecesarios y consulta con algún colega ante cualquier duda.


3. Admite que no sabes todo: aún te faltará mucho por aprender y es algo que debes aceptar. Te sorprenderás de la cantidad de cosas que desconoces y que irás aprendiendo a raíz de tus experiencias laborales.


4. Tómalo con calma: debes saber manejar tu tiempo y a la vez comprender que no podrás estar en dos lugares al mismo tiempo, ni solventar todo por ti mismo.


5. Maneja tus miedos: acostúmbrate a estar asustado, porque cada día y cada turno podrás enfrentar situaciones nuevas para ti. Por ello afronta tus miedos al cuidar a cada paciente y no dejes que te paralicen.


6. Evita los chismes: aléjate de los chismes, sencillamente pueden ser la raíz de problemas y crear un mal ambiente laboral. Para nada son convenientes en un lugar donde se cuida la salud de las personas.


7. No olvides cuidarte: el trabajo de enfermería tiene sus riesgos y ya lo habrás aprendido a este punto. Por ello no olvides usar mascarilla, guantes y todo aquel instrumento que garantice tu seguridad.


8. Sé puntual. si no estás a la hora pautada, simplemente estarás llegando tarde e incumpliendo con el horario de los demás. Ten presente que el resto también tiene obligaciones que cumplir y no querrás causar molestias, por ello no acudas ni un minuto tarde.


9. Mantén todo apuntado: será necesario que lleves contigo tu bolígrafo y carpeta. Ante tanta información de procedimientos para diferentes pacientes es mejor que lo lleves todo anotado y así no olvidar nada sobre tus pacientes.


10. Aprende de tus errores: no creas que no los vas a cometer, todos los profesionales lo hacen. Lo importante es que los aceptes, aprendas de ellos y de esa forma no permitas que se repitan.


11. Rodéate de personas positivas: Vas a necesitar mantener un buen ánimo en cada turno para poder ofrecer lo mejor de ti a cada paciente, sobre todo en esos días de mucha presión. Por ello es mejor rodearse de personas que te den ánimo y no de aquellos que arruinarán tu día.


12. Aprende a decir “No”: Más de alguna vez te van a proponer realizar horas extras, aprende a decir no, en caso de que estés justo de tiempo. No eres un robot y si acumulas cansancio extra tu rendimiento bajará radicalmente y se verá proyectado en tu trabajo.


13. Defiende a tu paciente: En ocasiones te debes convertir en la voz del paciente, son muchos los que se sienten más cercanos a los enfermeros que a los mismos doctores. Hablarás más de lo que crees con ellos y parte de tu labor es hacerlos sentir mejor, durante su estancia.


14. Agradece a tu equipo: Agradécele a cada personal del centro en el cual trabajes. Al portero, al de seguridad, a la secretaría, etc. Recuerda que cada uno de ellos será un gran aliado, por lo tanto, conserva una buena relación y sé amable.


15. No te disculpes por tu trabajo: La seguridad de los pacientes es lo primero, por ello no te disculpes por tener que interrumpir una conversación o despertar en algún turno a un colega por el cuidado de un paciente. Es el trabajo de todos en el equipo.


16. No dejes de aprender: El crecimiento en la profesión es constante, no te niegues a aprender cada día e incluso a tomar la iniciativa para investigar por tu cuenta. Busca la forma de contribuir al crecimiento profesional, tanto personalmente como al de tus colegas.


17. No entres en confianza: El hecho de creer que lo sabemos todo y que ya te puedes manejar con total naturalidad en tu trabajo, te puede llevar a cometer errores que a la larga te causarán problemas. Sé profesional en cada momento, es tu obligación.


18. Haz lo mejor para tu paciente: Es normal que existan procedimientos que no te gusten realizar, como quizás inyectar a un niño. Pero lo mejor es que aprendas a lidiar con ello, tarde o temprano tendrás que enfrentarlo y hacer lo mejor para cuidar de tu paciente.


19. Lleva una vida saludable: Cuida de tu aspecto personal, higiene y salud. Tanto por tu bienestar, como por todo lo que representas.


20. Conviértete en un profesional ejemplar: No vas a poder sobrevivir si no es de esta manera. Por esto mantén una actitud positiva y actúa de manera responsable en cada momento.

Información relacionada; Iatrogenia y la mala práctica médica en enfermería

Fuente: https://bit.ly/3hmFFnJ

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes