Desarrolla tu crecimiento mental durante la residencia médica


La residencia es un tiempo de aprendizaje, crecimiento y humildad mental. Desafortunadamente, muchos programas de residencia han adoptado la práctica arcaica de una mentalidad fija, que inhibe el espacio para el crecimiento y la madurez.


A diferencia del crecimiento mental, la mentalidad fija abarca la creencia de que los errores son malos, tener la respuesta correcta siempre es una prioridad y ser el mejor en todo es clave. Esto es autolimitante y puede crear un entorno hostil y competitivo.


Afortunadamente, muchos programas de capacitación de residencia han adoptado una práctica de mentalidad de crecimiento, que reformula los fracasos y los errores como oportunidades para aprender y crecer.


Como residente médico, es crucial adoptar y adaptarse a una mentalidad de crecimiento. Pero, ¿cómo haces esto?


Desarrolla tu crecimiento mental durante la residencia médica


El esfuerzo intencional, el trabajo arduo, aprender de los errores, hacer preguntas, ser honesto sobre lo que no sabes y convertirte en la mejor versión de ti mismo son pasos críticos para adoptar un crecimiento mental durante tu entrenamiento de residencia y más allá.


La medicina es un viaje.


Hacer coincidir una residencia codiciada es solo el comienzo de tu largo viaje en la medicina. Uno de los aspectos hermosos de la medicina es que nunca sabrás todo. Debemos esforzarnos por convertirnos en aprendices de por vida para mejorar continuamente la atención a nuestros pacientes.

A medida que buscamos la excelencia en nuestras especialidades elegidas, siempre habrá más que aprender. Este conocimiento completo puede parecer abrumador, pero en lugar de sentirnos estresados ​​y derrotados por el proceso de aprendizaje continuo, debemos comprometernos a encontrar alegría en la búsqueda del conocimiento.


Se humilde


Como residente, y durante el resto de tu carrera en medicina, te equivocarás, cometerás errores e incluso te compararas con tus colegas.


Al recibir comentarios, es fácil concentrarse en cómo se compara tu desempeño con el de tus compañeros en lugar de centrarte en los puntos de enseñanza clave. Busca retroalimentación y acéptala como una oportunidad de aprendizaje constructivo. Estos contratiempos y errores pueden verse como peldaños en lugar de obstáculos.


La mentalidad de crecimiento reconoce que los errores son una parte natural del crecimiento, lo que ayuda a limitar la vergüenza o la sensación de fracaso que pueden nublar tu capacidad de aprender.

Fomentar el autocuidado


Una mentalidad de crecimiento reconoce la importancia de fomentar el autocuidado o el bienestar holístico para alimentar tu resistencia durante el desafiante viaje de tu especialidad. Tendemos a descuidar las partes importantes de nosotros mismos mientras trabajamos 80 horas a la semana, lo que puede afectar nuestra salud mental y física. Esto puede conducir al agotamiento, lo que resulta en un rendimiento deficiente y una mala atención al paciente.


Es esencial darse cuenta de que los componentes de crecimiento profesional y personal son complementarios, no antagónicos.


Concéntrate en ti mismo


La residencia es un entorno altamente competitivo donde muchas personas brillantes se esfuerzan por ser las mejores en lo que hacen. Como resultado, es posible que te encuentres con otros residentes que te hablarán con desprecio, o puedes encontrarte constantemente preocupado por lo que otros residentes dicen sobre ti.


Para empezar, no hay suficiente tiempo en el día para preocuparse por esas cosas. Mientras hagas lo mejor que puedas, mantengas una buena actitud y cultives tu individualidad, brillarás.


Enseñando a otros


A medida que avances a lo largo de tu residencia médica, estarás a cargo de enseñar a estudiantes de medicina y pasantes. Es importante enseñar una mentalidad de crecimiento a los demás para fomentar un entorno de formación saludable, resistente y sostenible.


Lo que esto significa para ti


Es imposible aprender todos los aspectos de la medicina. En lugar de tratar este hecho como una barrera. Podemos esforzarnos por convertirnos en aprendices de por vida para mejorar continuamente la atención de nuestros pacientes mediante la adopción de una práctica de mentalidad de crecimiento.


Manteniéndose humilde, aceptando la crítica constructiva con gracia y construyendo y manteniendo relaciones con el personal de apoyo, los largos días de residencia pueden ser un tiempo de inmenso crecimiento personal, profesional e intelectual.


 

Fuente: https://bit.ly/3xpiq4v

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square