5 estrategias que evitaran la automedicación en tus pacientes


Automedicación

Como médico, sabes que existen muchas malas prácticas entre la población. A pesar de que los pacientes saben que no hacen lo correcto, muchos de ellos continúan con los mismos errores. Lo más graves es que no sólo se hacen daño a sí mismos, sino que también afectan a todo el entorno. Pero lo cierto es que a través de la palabra también puedes lograr cambios que se vean reflejados en los hábitos de quienes acuden a una consulta contigo.


La automedicación constituye un hecho cotidiano y habitual en la mayoría de los hogares mexicanos. La utilización por voluntad propia de medicamentos conocidos o prescritos anteriormente por un médico, supone un acto sanitario que puede ocasionar daños al paciente que los ingiere.


Por lo tanto, nuestra labor como médicos que tratamos enfermedades y ayudamos a prevenirlas. Y consta de una triada terapéutica: Información, Consejo terapéutico y Educación.


Informar, aconsejar y educar


Aplicar en nuestra práctica diaria estos tres elementos del acto médico, según las Estrategias para reducir los riesgos de la automedicación, Baos Vicente, conllevará una visión global imprescindible al acto de prescribir fármacos.


• INFORMACIÓN – Qué enfermedad tiene el paciente – Origen de la misma – Gravedad o levedad de la afección – Duración posible de la misma – Posibles complicaciones


• CONSEJO TERAPÉUTICO – Para qué sirve el fármaco recomendado – Dosis exacta y frecuencia de administración – Efectos adversos de posible aparición – Duración del tratamiento – Qué hacer si no hay mejoría o hay agravamiento


• EDUCACIÓN – Qué hacer en otra ocasión similar – Qué fármacos puede o no tomar – Signos de alarma que obliguen a una consulta médica – Fomentar una actitud positiva hacia la auto observación – Favorecer la colaboración y la comunicación del paciente


INFORMACIÓN

Si a cualquier persona se le explica por qué y para qué se le receta o no un medicamento, comprenderá y aceptará de mejor grado las decisiones que se tomen. El conocimiento básico de la enfermedad que vamos a tratar ayuda a comprender el manejo de la misma.


CONSEJO TERAPÉUTICO

Nosotros aconsejamos el uso de fármacos, pero el paciente decide. Solamente mediante pacientes convencidos e informados conseguiremos disminuir una automedicación desordenada y errónea, así como el incumplimiento terapéutico.


EDUCACIÓN

Una gran parte de los usos erróneos de la automedicación han surgido del modelo médico del que han aprendido. Si el médico habitual prescribe antibióticos ante cualquier síntoma infeccioso, sin mayores explicaciones, el paciente fácilmente optará en otra ocasión por repetir sin necesidad de consulta. La misma actitud que ha visto del profesional sanitario. Los médicos somos el modelo educativo sanitario para nuestros


Más información: Que SI y que NO hacer para mejorar la comunicación con tus pacientes


Fuente: https://bit.ly/3imZXhy

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes