10 razones por las que el líder del consultorio no puede ser amigos de sus colaboradores

October 25, 2018

Una de las pocas lecciones que se mantienen completamente vigentes de las estrategias de gestión y recursos humanos de décadas anteriores es la relacionada a la posibilidad de hacer amigos entre tus colaboradores. Por más progresista o libre sea tu consultorio, este tipo de relación siempre debe estar fuera de límites.

Sin embargo, es entendible que puedas tener tus dudas de por qué no debería hacerse. Antes de precipitarte a una nueva relación en tu consultorio, analiza estas razones por las que este tipo de interacciones no suelen traer nada positivo al ambiente de trabajo.

 

 

Puedes crear ilusión de favoritismo:
  • Si tú y uno de tus empleados son amigos, tus colaboradores creerán que tus elecciones jamás son completamente imparciales, incluso cuando son objetivas.

 

Crea complicidad:
  • El resto de tu personal podría dejar que la persona en cuestión haga menos trabajo o cometa más errores, creyendo que siempre vas a tratar de defenderla o protegerla.

 

Fomenta (inconscientemente) una parcialidad:
  • Una relación de amigos, lo quieras o no, tarde o temprano afectará tus decisiones en cuanto a ascensos, salarios, despidos, proyectos, etcétera.

 

Permite expectativas poco realistas:
  • Cuando se forma un vínculo con algún colaborador, muchas veces lleva a que los líderes esperen un esfuerzo o “lealtad” que no se espera de nadie más.

 

Las falsas expectativas son mutuas:
  • Tus amigos también podrían esperar que, por su relación, se tengan permisos o confianzas especiales que no serían adecuadas con ningún otro empleado.

 

Da lugar a situaciones socialmente incómodas:
  • Como líder, en ocasiones tendrás que disciplinar, juzgar o corregir a tus colaboradores; algo difícil de hacer cuando existe una relación de por medio.

 

Puede derivar en una demanda:
  • Si las cosas se salen de control, algún otro de tus colaboradores podría interponer una acción legal por presunta discriminación en el consultorio.

 

Todos los empleados deben quejarse ocasionalmente de su jefe:
  • Ni siquiera cuando tienes amigos en tu personal desaparece esta necesidad, pero sí podrías tomarlo personal con una relación así.

 

Deteriora tu imagen:
  • Los amigos, fuera del trabajo, tienden a relajarse. Pero si eres el supervisor, este tipo de actitudes siempre termina por afectar tu nivel de autoridad en el consultorio.

 

Se puede dar lugar a malentendidos:
  • Por más que tu quieras establecer una relación más cercana, algunos colaboradores podrían no querer lo mismo. De hecho, podrían percibir tus intentos como un factor que altera el buen ambiente laboral y provocar conflictos innecesarios.

 

Fuente:https://saludiario.com/

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2015 by AMED-L Asistencia y Representación Jurídica para su profesión

Todos los anuncios comerciales y contenidos de este sitio, asi como los logotipos mostrados son propiedad de AMED-L Marca registrada y seran utilizados en prueba a quien infrinja contra las normas de privacidad en ley vigente hacia nuestra empresa. AVISO DE PRIVACIDAD